La diferencia entre POW y POS (prueba de trabajo y prueba de participación)

La tecnología blockchain y las criptomonedas han tenido un gran crecimiento en su popularidad durante los últimos años. Gran parte de la población que conoce esta tecnología creen que tanto para el sector financiero, como para otros sectores donde se puedan desarrollar, representan el futuro.

Existen una gran cantidad de elementos dentro de esta tecnología que necesitamos entender para comprender su funcionamiento y potencial, pero son difícilmente comprensibles para la mayoría. Entre ellos, conocimiento informático y sobre economía, entre otros aspectos, son necesarios para entender a fondo lo que representan las criptomonedas y la tecnología que las acompañan.

La prueba de trabajo (Proof of Work – PoW) y la prueba de participación (Proof of Stake- PoS) son dos de los muchos elementos que ilustran claramente cómo funcionan la mayoría de las criptomonedas y cómo se extraen. En este caso, hablamos de dos protocolos de consenso que gobiernan las blockchain. En resumen, son protocolos que permiten llegar a un consenso único entre todas las partes sin que se tengan que conocer todas las variables para poder llegar a un acuerdo.

El consenso entre los miembros de la comunidad es muy importante y puede usarse para determinar qué transacciones o bloques se agregan realmente a la cadena de bloques. Esto se debe a que cualquiera puede crear un bloque, pero debido a su naturaleza descentralizada tiene que ir acompañado por el consenso de los participantes.

¿En qué consiste Proof Of Work (POW) o prueba de trabajo?

La prueba de trabajo se utiliza para llegar a un acuerdo descentralizado, utilizando un algoritmo matemático para determinar así que bloques son válidos para agregar a la cadena de bloques. Además, evita ciber ataques de denegación de servicio (DDoS), por lo que se añade seguridad a la red.

Este proceso requiere la resolución de problemas matemáticos complejos y variables, donde los trabajadores (mineros) intentan lograr la solución correcta con el fin de obtener una recompensa de la propia cadena de bloques.

Para llevar a cabo dicha tarea, es necesario un alto poder computacional con recursos de hardware con el alto gasto energético que ello conlleva, y poder así realizar miles y miles de operaciones en muy poco tiempo.

La mayoría de las principales criptomonedas utilizan este mecanismo, como lo es el Bitcoin, Ethereum, Litecoin y muchas otras. El origen de cada una de ellas es el propio código fuente de Bitcoin, aunque con modificaciones específicas para cada blockchain.

¿En qué consiste Proof Of Stake (POS) o prueba de participación?

La prueba de participación nace a raíz de considerar varios de los puntos negativos de la prueba de trabajo como lo son el alto consumo eléctrico, la constante inversión en mantenimiento y renovación de hardware, espacio físico o el acondicionado para alojar los equipos, entre otros factores.

Lo más importante para la prueba de participación es la cantidad de monedas en posesión, es decir, en la propia billetera. Esto provoca un interés en la comunidad en mantener sus monedas con el objetivo de obtener una rentabilidad.

En el nuevo mecanismo de consenso, los usuarios no minan bloques, estos ya son previamente minados y es fijada una cantidad de suministro de monedas desde el principio. Las criptomonedas se van acuñando según ciertas variables como son la participación, la selección aleatoria de bloques y la antigüedad de las monedas entre otras.

Es importante destacar que mediante este protocolo de consenso la mejora tecnológica es notable, puesto que mejora la escalabilidad y la eficiencia en el consumo de recursos.

Mientras en la prueba de trabajo se intercambian recursos físicos como hardware, electricidad e internet, a cambio de recompensas, en la prueba de participación se intercambian recursos digitales, los cuales se ponen como garantía de buena fe, a cambio de recompensas.

Peercoin fue la primera criptomoneda en emplear este método en el año 2012, a día de hoy tenemos una larga lista de criptomonedas utilizando este mecanismo, algunas de ellas ya fueron creadas con el sistema proof of stake y otras han realizado una migración o están en proceso, como sería el caso de Ethereum con la implementación del protocolo CASPER, el cual pasará de PoW a PoS en breve, lo que demuestra de forma notoria la mejora tecnológica que representa este protocolo en relación al PoW.

Principales ventajas del Proof of Stake

  • Los algoritmos POS son más eficientes energéticamente respecto a la prueba de trabajo. Se ha calculado que la electricidad que se está empleando para minar bitcoin supera el consumo eléctrico de países como Hungría y Nueva Zelanda
  • No hay riesgos ni casos de ataques 51% en sistemas con PoS implementados.
  • Menos latencia, mayor escalabilidad y velocidad.
  • No es necesaria una gran inversión en hardware, ni tener un espacio físico para participar en la red.

Posts Relacionados

Dejar un comentario